Compartir

Oscar Santillán

Mónica Fernández Balboa, recién electa por Morena como presidenta de la Mesa Directiva del Senado de la República, no teme que la Comisión de Honestidad y Justicia de su partido revierta la elección que la llevará a presidir la cámara alta. “La realidad es que yo no creo, porque no hubo irregularidades. Al contrario, fue un proceso muy claro, muy transparente, ellos estuvieron allí todo el tiempo, de principio a fin”, expuso la senadora en entrevista con ejecentral

El jueves pasado, Martí Batres interpuso una queja ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia en la que buscará la reposición del procedimiento de elección. Y aunque Fernández Balboa reconoce que las declaraciones de Martí Batres fueron hirientes, aseguró, que lo buscará para dialogar.

Fernández argumenta que su llegada a la Mesa Directiva es un acto de congruencia con la paridad de género, y que durante el próximo año su bandera será la continuidad de la austeridad en el Senado y la búsqueda de consensos. 

¿Teme que la Comisión de Justicia de Morena revierta el proceso electivo de la Mesa Directiva?

—No, yo no creo. La realidad es que yo no creo porque no hubo irregularidades. Al contrario, fue un proceso muy claro, muy transparente, ellos estuvieron allí todo el tiempo, de principio a fin. Considero que si ellos hubieran visto alguna irregularidad desde ese momento lo hubieran dicho y lo hubieran evitado. 

¿Por qué buscó dirigir la Mesa  Directiva?

—Esto no es de ahorita, es de hace un año cuando llegamos. Es un acto de congruencia, si esta es la primera legislatura en la historia con paridad de género y hemos trabajado durante todo el año para que en todas las leyes que hemos hecho siempre esté presente el concepto de igualdad y equidad de género, pues bueno, el buen juez por su casa empieza. Que una mujer presida el Senado de la República en esta época es una buena señal para los tiempos que estamos viviendo.

¿Cuáles fueron las razones por las que las otras tres candidatas decidieron declinar a su favor?

—La característica principal fue su generosidad, que yo lo reconozco porque son mujeres de primer nivel comprometidas con nuestros proyectos. Ellas dijeron que en aras de la unidad, de generar consensos se había visto que habíamos hecho un trabajo coordinado todo este año y que ellas lo que querían era abonar.

“El principal objetivo es trabajar con ética, transparencia e imparcialidad, privilegiando la institucionalidad del Senado. Redignificar su labor legislativa”. Mónica Fernández Balboa, presidenta de la Mesa Directiva del Senado.

El día de la elección

El pasado lunes 19 de agosto, fue el día en el que los senadores de Morena fueron convocados  para votar por la reelección o la renovación de la Mesa Directiva. 

Cada legislador que llegaba a la Sala de Comparecencias recibió un sobre lacrado, dentro una boleta con dos leyendas: reelección y no reelección. En el sitio se colocó una mampara para que cada uno de los congresistas votara en secrecía. Una vez terminado el procedimiento, cada senador acudía a una urna transparente colocada en medio de la sala para depositar su voto. 

Dentro de la Sala de Comparecencias se comenzaron a discutir a puerta cerrada los tuits del expresidente de la Mesa Directiva. Cuatro minutos después, a las 12:40 horas, arreció su crítica y señaló al coordinador de Morena, Ricardo Monreal, de ensuciar el proceso interno de Morena durante las semanas previas a la votación y con una acción que de último momento permitió la participación de “legisladores que no eran de Morena”.

Luego de saberse que la opción de reelegir la Presidencia de Morena perdió, tres de las cuatro candidatas a presidir el órgano, se trató de las senadoras Imelda Castro, Ana Lilia Rivera y Marybel Villegas declinaron por Mónica Fernández. No hubo necesidad de votación. Pero a las 12: 44 horas, Batres se radicalizó: no avaló los resultados de la votación. Diez minutos después Batres aseguró que Ricardo Monreal se dedicó durante meses a perseguirlo y a combatirlo para destronarlo de la Mesa Directiva.

¿Lastiman los señalamientos de Martí Batres?

—Yo creo que sí, porque no son las condiciones en las que se dio este proceso y las senadoras y los senadores somos personas honorables, somos personas serias. Está aplicando señalamientos para todos, yo creo que no deben de ser. No se vale que nos tratemos así.

¿Debe rectificar sus dichos?

—Pregúntenselo a él, son decisiones que él debe de tomar. 

¿Ha buscado al senador para conversar?

—Todavía no, pero lo voy a hacer porque yo lo estimo, lo respeto y tuvimos una muy buena relación durante todo este primer año legislativo. Los resultados están a la vista, hicimos un buen equipo de trabajo y pues claro que me da sentimiento. 

¿Y se pudo llamar al grupo parlamentario del PT para que también participara?

—Ellos sí son PT, PT. Ellos sí son un grupo, afiliados de origen. Tú sabes que cuando llegas a una Cámara tú eliges en qué grupo te conformas. Nuestras compañeras siempre han estado con nosotros, no así las del PT

¿Cuál será su misión al frente de la Mesa Directiva?

—El principal objetivo es trabajar con ética, transparencia e imparcialidad, privilegiando la institucionalidad del Senado. Redignificar la labor legislativa y del Senado. Todos sabemos que el quehacer legislativo ha perdido credibilidad y a lo mejor con razón o sin razón; habían prácticas que no eran del todo claras y transparentes. Por supuesto que tenemos que seguir impulsando nuestro principio que desde el día uno es un compromiso que hicimos los senadores de todos los partidos. O sea, fue una iniciativa nuestra, pero asumida con responsabilidad, madurez y vocación. 

¿Con el presidente López Obrador, sana distancia?

—El Presidente es el Presidente, él está en el Poder Ejecutivo en Palacio y no tanto, porque ya ves que trata de estar en contacto con todo el país y siempre está cerca de la gente. Y pues sí claro, una relación de respeto. 

¿Qué piensa de la reacción de la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, hacia el proceso de elección?

—Me sorprendió, porque ella no estuvo aquí. Debió haberse esperado a que le dieran un informe por lo menos de la Comisión de Honestidad y Justicia, cuando acabara el proceso, porque lo había descalificado antes de que saliéramos incluso de la reunión, cuando ella no estuvo ni fue partícipe. Pero entiendo y respeto sus declaraciones. 

Le mencionaré estos nombres, ¿qué piensa de ellos?

Martí Batres.

—Compañero de lucha.

Ricardo Monreal.

—Líder de grupo parlamentario de Morena. 

OT

Compartir