Foto: LOIC VENANCE / AFP

Compartir

AFP

Quentin Tarantino no defraudó: su esperada película «Érase una vez… en Hollywood», con Brad Pitt y Leonardo DiCaprio, fue recibida este martes con una larga ovación y una crítica entusiasta en el Festival de Cannes.

Era el momento más esperado del certamen que arrancó hace una semana: Tarantino, Pitt y DiCaprio desembarcaron en la alfombra roja de La Croisette como héroes, aclamados por los festivaleros que los habían estado esperando desde primeras horas de la mañana. 

El cineasta y los dos actores, por primera vez juntos en una película, posaron con traje negro junto a su compañera de reparto, la actriz Margot Robbie, que lució un conjunto de lentejuelas con pantalón negro y top blanco rematado con una flor rosa.

La película, en competición por la Palma de Oro, está «hecha de recuerdos, un poco como ‘Roma’, que fue un filme de memorias para (Alfonso) Cuarón», dijo en la alfombra roja Tarantino, acompañado de su esposa, la cantante israelí Daniella Pick.

El filme de 2h45, filmado en 35 mm, está ambientado en Los Ángeles, en 1969. Sigue a Rick Dalton (DiCaprio), estrella de wésterns de la televisión, a su doble en las escenas de acción (Pitt) y a su vecina, la actriz Sharon Tate (Robbie). Al Pacino, Dakota Fanning, Bruce Lee y Steve McQueen también forman parte del elenco.

Al término de la proyección, el público se puso en pie y ovacionó durante varios minutos a Tarantino, 25 años después de ganar la Palma de Oro con «Pulp Fiction». Pitt se mostró visiblemente emocionado, mientras la actriz británica Tilda Swinton, que no participa en la película, no pudo contener las lágrimas.

«¡Nos vemos en La Croisette!», dijo Tarantino al público, tras agradecer el apoyo de los espectadores.

Foto LOIC VENANCE / AFP

«Brillante»

Parte de la crítica internacional estimó en sus primeras reacciones que se trata de una de las mejores películas de Tarantino en años.

Un crítico del diario británico Guardian la calificó como una «comedia negra brillante».

El sitio especializado Deadline estimó que Tarantino «nació para hacer esta película», «gloriosa» y «divertidísima».

Al director estadounidense, de 56 años, Cannes le «cambió la vida». «Vine primero con ‘Reservoir Dogs’, como pequeño cineasta independiente y luego di la vuelta al mundo».

También en la alfombra roja, Pitt se deshizo en elogios sobre Tarantino. «Es un placer trabajar con él, no se puede comparar con nadie (…) Conoce de forma exhaustiva el cine» y la película es «una carta de amor a Hollywood, a Los Ángeles».

En la película «encarnamos a dos actores que tratamos de encontrar nuestro lugar en un mundo que cambia», aseguró DiCaprio, cuya novia, la actriz argentina Camila Morrone, también asistió a la proyección.

Tarantino pidió la víspera a los espectadores que no revelaran el contenido del filme.

«Me gusta el cine. A ustedes les gusta el cine. Una historia está a punto de ser descubierta por primera vez (…) Los actores y el equipo han trabajado duro para crear algo original, y solo pido que cada uno evite revelar cualquier cosa que impediría a los futuros espectadores vivir la misma experiencia con el filme», escribió en una carta publicada en su cuenta de Twitter.

¿Doble Palma?

La historia de Tarantino en Cannes está plagada de escenas memorables, empezando por la Palma de Oro entregada por Clint Eastwood hace 25 años por «Pulp Fiction». Al recibir la recompensa, entre aplausos y silbidos, el cineasta estadounidense le hizo un gesto obsceno con el dedo medio a una mujer que había gritado «¡Qué mierda! ¡No, pero qué mierda!».

Diez años más tarde, Tarantino regresó a La Croisette para presentar «Kill Bill vol.2» fuera de competición.

Con «Malditos bastardos» volvió a competir por la Palma de Oro en 2009, pero esta vez se la llevó el austriaco Michael Haneke con «La cinta blanca». Hizo sin embargo de las suyas en la alfombra roja, al bailar con la actriz francesa Mélanie Laurent. En 2014, también se marcó unos pasos con Uma Thurman para los 20 años de «Pulp Fiction».

El próximo sábado, el director podría pasar a formar parte del selecto grupo de cineastas con dos Palmas de Oro, sumándose a Bille August, Francis Ford Coppola, Luc y Jean-Pierre Dardenne, Michael Haneke, Shohei Imamura, Emir Kusturica y Ken Loach. 

Pedro Almodóvar y Terrence Malick, entre otros cineastas, también aspiran al máximo galardón.

Compartir