FOTO: EJE CENTRAL

Compartir

Olinka Valdez

En por lo menos cinco ocasiones, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no perseguiría a los expresidentes del país, responsables de “quebrantos monumentales al erario”, porque “mi fuerte no es la venganza”. Sin embargo, hoy, a través del consejero jurídico de Presidencia, Julio Scherer Ibarra, envió al Senado la solicitud de consulta sobre juicio a sus cinco antecesores.

“¿Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes, con apego a las leyes y procedimientos aplicables, investigue y, en su caso, sancionen la presunta comisión de delitos por parte de los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, antes, durante y después de sus respectivas gestiones?”, es la interrogante sobre la que la Suprema Corte de Justicia de la Nación deberá pronunciarse dentro de 20 días.

La decisión coincide con la entrega de firmas recabadas por militantes, simpatizantes, y legisladores del Partido del Trabajo y de Morena, justo cuando vence el plazo legal para que, en caso de que se apruebe, la pregunta aparezca en las boletas de las elecciones de 2021.

Llevar a juicio a los expresidentes fue una de las principales promesas de campaña de Andrés Manuel López Obrador. Para hacerlo, era necesario realizar una reforma constitucional al artículo 35 de la Constitución, en materia de participación ciudadana, iniciativa que turnó al Congreso apenas rindió protesta.

Según López Obrador, la corrupción en el gobierno de Enrique Peña Nieto; la presunta complicidad de la administración federal con el crimen organizado durante la administración de Felipe Calderón; la intromisión de
Vicente Fox en el proceso electoral 2006 y la entrega de bienes públicos a particulares durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari son asuntos de trascendencia nacional y, por lo tanto, los ciudadanos, al menos el 2% de los
inscritos en la lista nominal, pueden solicitar su ejuiciamiento.

Así, en medio de las restricciones impuestas por la pandemia, militantes, ciudadanos y diputados reunieron más de dos millones de firmas, pero para garantizar la realización del ejercicio participativo, el Presidente envió al
Senado su propia solicitud.

“Quiero comentarles que es muy satisfactorio el que un grupo de ciudadanos haya tomado también la iniciativa de recoger las firmas para solicitar esta consulta. La información que tengo es que sí van hoy a tener las firmas que se requieren, que ya están ordenando las firmas y que ya van cerca de dos millones de firmas de ciudadanos. De todas formas, porque hoy vence el plazo, consideré importante presentar también este escrito para tener más seguridad sobre la solicitud de la realización de una consulta a todos los ciudadanos”, dijo en conferencia de prensa.

ES DE INTERÉS |

Compartir