Compartir

Redacción ejecentral
isidro-activista

Foto: Especial

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenaron el asesinato de Isidro Baldenegro López, defensor indígena del medio ambiente, en Chihuahua.

Los hechos ocurrieron el pasado 15 de enero, cuando un hombre armado le disparó cinco veces frente a unos familiares en la municipalidad de Guadalupe y Calvo. El ambientalista llevaba casi diez años desplazado de la comunidad de Coloradas de la Virgen y ese día regresó a visitar a una pariente enferma.

Baldenegro López defendía los derechos del pueblo rarámuri en contra de la tala ilegal de árboles desde hace décadas, por lo que recibió el Premio Medioambiental Goldman en 2005, varios años después de haber sido criminalizado por su labor de defensa de los derechos humanos.

El ataque se perpetró en un contexto de violencia que afectaba particularmente a la comunidad indígena en la localidad. En 2016, tres integrantes de la zona que se oponían a la tala ilegal y al despojo de sus tierras, fueron matados.

“Este asesinato es una alerta más sobre la situación de extrema vulnerabilidad que viven las defensoras y los defensores de derechos humanos que en la Sierra Tarahumara buscan preservar la tierra y el territorio en zonas remotas con alta presencia de crimen organizado”, aseguró Jan Jarab, representante en México del Alto Comisionado para los Derechos Humanos.

Agregó que “el Estado mexicano necesita dotarse de un plan de protección integral y con una mirada sensible a las necesidades de los pueblos indígenas para garantizar la seguridad de la comunidad y evitar mayores agravios a la comunidad como los que han sufrido”.

Personal del Programa de Agravios a Periodistas y Defensores Civiles de Derechos Humanos de la CNDH sostuvo comunicación con familiares del defensor, a fin de ofrecer asesoría. Por tanto, atrajo el expediente correspondiente y solicitó al gobierno de Chihuahua implementar medidas cautelares para proteger a su familia.

Por su parte, Luis Raúl González Pérez, presidente de la CNDH, indicó que “las agresiones cometidas en contra de las personas defensoras generan impactos de tipo colectivo, pues son muchas las personas y los derechos que se ven afectados al obstruir el trabajo de las y los defensores”.

Los dos organismos hicieron un llamado a las autoridades federales para que adopten medidas de urgencia que protejan a las personas defensoras de la comunidad de Coloradas de la Virgen.

Asimismo, la CNDH y ONU-DH extendieron sus condolencias a la familia de Isidro Baldenegro por la pérdida del reconocido defensor de derechos humanos.KT

Compartir