Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

El ataque al juez Gabriel Domínguez Barrios ha provocado entre sus colegas y magistrados, intensas conversaciones sobre la forma en que la administración del ministro Arturo Zaldívar ha investigado y dado seguimiento a los temas de seguridad de los funcionarios jurisdiccionales bajo amenaza.

Resulta, dicen los que saben, que los administradores de justicia están molestos, por la limitada atención a estos temas, por cómo los resuelven desde el Consejo de la Judicatura Federal.

Por ejemplo, para ahorrar recursos, a los jueces o magistrados que cambian de circuito, si al que llegan es considerado de bajo riesgo, se les quita la escolta o las camionetas blindadas, porque el peligro disminuye, según sus parámetros.

Lo mismo ocurre si cambian de materia, como sucedió con don Gabriel, que de ser juez penal se convirtió en juez en materia de trabajo, por eso se consideró que su riesgo, tras el primer ataque que sufrió y que se catalogó como asalto (aunque no se investigó a fondo), su nivel de riesgo disminuyó. Aseguran que pronto habrá reclamos internos. 

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir