Compartir

Nadia Rodríguez

Los migrantes con rumbo a Estados Unidos no sólo emanan de América Central. A 12 mil 300 kilómetros del país que gobierna Joe Biden, en Pakistán, organizaciones criminales cobran hasta 20 mil dólares (404 mil pesos al tipo de cambio actual) por llevar a personas a la frontera con México. 

La oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del departamento del Tesoro sancionó al ciudadano pakistaní Abid Ali Khan y lo fichó como líder de una organización que trafica migrantes “incluidos ciudadanos extranjeros que pueden representar un riesgo para la seguridad nacional de los Estados Unidos o sus intereses”. 

De acuerdo con las autoridades estadounidenses, Abid Ali Khan y tres personas más —que igualmente fueron sancionadas— instauraron desde 2015 una ruta de tráfico de migrantes que pasa “por ciertos países de América del Sur y Central antes de llegar a la frontera sur de los Estados Unidos”, es decir, la que comparte con México. 

“Este caso es otro ejemplo del trabajo continuo del departamento para enjuiciar a quienes buscan lucrar frustrando nuestro sistema de inmigración legal, poniendo en peligro nuestra seguridad nacional y arriesgando la vida de las personas, que son objeto de tráfico ilícito en condiciones peligrosas”, dijo el secretario de Justicia Auxiliar Interino Nicholas L. McQuaid de la división penal del Departamento de Justicia.

Red internacional. Autoridades estadounidenses identificaron la ruta de los traficantes de personas.

La sanción de la OFAC ocurre luego de que dos yemeníes que están en la lista de vigilancia terrorista del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) fueran detenidos por agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en Calexico, California. 

“Una investigación reciente dirigida por la HSI (Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional) reveló que la red de contrabando de personas de Abid Khan con sede en Pakistán y que opera en el Medio Oriente y América del Sur, está explotando vulnerabilidades sistémicas para trasladar a diferentes personas con motivaciones nefastas a los Estados Unidos y otros lugares”, dijo el agente especial a cargo de HSI Miami, Anthony Salisbury.

El viaje con rumbo a Estados Unidos de esa organización comienza en Pakistán o Afganistán. Los migrantes pagan 20 mil dólares para cubrir los gastos de documentos fraudulentos o falsificados, sobornos a funcionarios corruptos y para asegurar su alojamiento a lo largo de la ruta de contrabando que comprende más de 12 mil kilómetros. 

Además de Abid Ali Khan, tres de sus socios fueron sancionados por OFAC: el ciudadano afgano Redi Hussein Khal Gul que hace el contacto inicial con los migrantes y obtiene los documentos apócrifos, Shakeel Karim, ciudadano paquistaní, que utiliza Friends Travel Inn PVT LTD para coordinar los viajes de los migrantes y el pakistaní Mohammed Choudry Ikram Waraich, quien sirve como contacto de Khan en el Medio Oriente y facilita los viajes a Estados Unidos. 

De acuerdo con testimonios de migrantes, el Departamento del Tesoro estima que las redes de tráfico que operan en América Latina generan entre 150 y 350 millones de dólares al año, sin contar los pagos a funcionarios corruptos, agentes locales y otros operadores en ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos. 

Compartir