Foto: AFP

Compartir

AFP

Un juez ordenó vacunar del covid-19 a una anciana residente en un geriátrico del noroeste de España a pesar de la negativa expresada por su hija, según un auto remitido este miércoles por el tribunal de justicia regional.

El geriátrico afectado, en la ciudad gallega de Santiago de Compostela, recurrió el sábado al juzgado de guardia por el rechazo de una hija a que al día siguiente se vacunara a su madre interna y «con una capacidad de decidir muy limitada».

En su decisión, el juez constata que la anciana «carece de las facultades precisas para prestar adecuado consentimiento a una actuación médica» y, aunque empatiza con los recelos de su hija por los posibles efectos secundarios del fármaco, alega que vacunarle supone un «riesgo menor».

La posición de su hija «confronta con los intereses de la residente concernientes al mantenimiento de su estado de salud y evitación de riesgo vital», argumenta el magistrado.

En su escrito, éste subraya que su decisión obedece únicamente a los intereses de la anciana y no al del resto de internos, dado que la vacunación en España es voluntaria y no puede forzarse a nadie a recibir la inyección por el posible beneficio comunitario que conlleva.

Como la mayoría de países europeos, España comenzó la vacunación a finales de diciembre y priorizó la inmunización de los trabajadores y los internos de las residencias de ancianos, donde miles han muerto por el virus.

La sociedad española presenta, en general, un alto nivel de aceptación respecto a las vacunas pero, en el caso de las del covid-19, existen ciertas reticiencias.

Un sondeo público en diciembre mostraba que un 40.5% de españoles estaban dispuestos a vacunarse de inmediato, contra un 28% que no querían hacerlo. Un mes antes, esta última cifra era del 47%.

Un estudio en quince países de Ipsos Global Advisor situaba a España en una zona intermedia respecto al nivel de aceptación de las vacunas del covid-19, con un 62% de encuestados proclives a administrárselas.

Francia aparecía como el país más refractario, con solo un 40% de personas de acuerdo con su suministro, y China como el más favorable, con un 80% de ciudadanos dispuestos a vacunarse.

Compartir