Compartir

Elizabeth Hernández

El impacto económico y social de la pandemia en México puede tener un efecto duradero entre los más jóvenes, quienes enfrentaron mayor violencia durante este periodo; además incrementaron el consumo de sustancias nocivas y tuvieron menor acceso a los servicios básicos de salud, así lo revelan los resultados de la encuesta VoCes-19.

La iniciativa, que fue desarrollada por el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve) en colaboración con el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGSR) y la organización civil Population Council, analizó las respuestas de 55 mil 692 personas entre 14 y 24 años de edad a lo largo del país.  

Datos de este proyecto muestran que cuatro de cada 10 entrevistados ha experimentado algún tipo de violencia a lo largo de la vida, ya sea física, emocional, sexual o comunitaria; sin embargo, las cifras muestran que todas estas agresiones se incrementaron durante la pandemia, lo que refleja la vulnerabilidad social de este grupo.

El 33.7% de los entrevistados consideró que la violencia psicológica había aumentado desde el inicio de la pandemia, mientras que un 19.4% opinó lo mismo respecto a las agresiones físicas dentro de su hogar; por otra parte, dos de cada 10 considero que el crimen en su vecindario aumentó durante este periodo.

Además, el 3.8% de los entrevistados aseguró que ha sido víctima de violencia sexual en su hogar a lo largo de su vida, y de éstos, el 11.9% aseguró que este tipo de agresiones comenzó con la pandemia, lo que representa un incremento de 18 puntos en este tipo de conductas dentro de la percepción de seguridad de este grupo.

En cuanto al acceso a salud básica, cinco de cada 10 jóvenes respondieron que este derecho se interrumpió en algún grado para ellos o algún pariente desde el inicio de la pandemia, lo que impactó en otros servicios de planificación familiar, sanidad sexual o mental; de hecho, 68.7% experimentó síntomas de depresión o ansiedad de leve a severa.

De manera paralela, el consumo de distintas drogas se incrementó desde el inicio de la pandemia; por ejemplo, el 14.3% considera que comenzó a beber más alcohol, mientras que un 20.1% aumentó el uso de mariguana y el 14.6% lo hizo con opiáceos, heroína, crack o cocaína. 

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir