Compartir

Elizabeth Velázquez, Tomás de la Rosa, Jonathan Nácar y Marco Antonio Aguilar

La escuela ha logrado mantenerse en buen estado, a pesar de estar rodeada de un entorno económico cada vez más pauperizado. Allí estudian la primaria de tiempo completo hijas e hijos de padres dedicados al comercio informal. Desde que se amplió el horario, estos planteles recibían un extra de la Secretaría de Educación Pública (SEP) para comprar insumos de limpieza, papelería para alumnos y material didáctico para profesores. En 2017 obtuvo 90 mil pesos, al año siguiente 56 mil y en este apenas 26 mil pesos en todo el año. De acuerdo a la propuesta de presupuesto para 2021, ya no recibirá un solo peso.

Pero no son los únicos que están en riesgo dentro del presupuesto de la SEP. En este mapa escolar que integra el país, hay un sector que cubre el Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), son 32 mil planteles distribuidos en los lugares más apartados y pobres del territorio. Allí también la disminución de recursos comenzó hace dos años, incluyendo el salario de sus profesores, a quienes apenas alcanza para pagar su transporte y material para dar clases. El próximo año sólo tendrán recursos para sobrevivir.

Y pese a la nueva realidad digital que impuso Covid-19, el próximo año los profesores, que por ahora se han convertido en educadores multimedia, sólo podrán recibir la capacitación que les alcance con 150 pesos para todo el año; al menos eso plantea la propuesta de Hacienda que discute ahora la Cámara de Diputados. 

Ni siquiera podrán restaurarse los edificios que los sismos dañaron en el país o darles mantenimiento. La inversión en activos y mantenimiento están en mínimos históricos en 30 años.

Así, la escalada de recortes llevó a la desaparición de seis programas estructurales, de los 14 que existían para educación básica; otros dos tuvieron reducciones en la cifra de gasto programable para el siguiente ciclo fiscal, y seis recibieron algún tipo de incremento.

Sólo que los programas que desaparecieron del proyecto de presupuesto para el próximo año pertenecían al rubro de desarrollo social de la Secretaria de Educación Pública, y juntos sumaban 5 mil 589 millones, al menos en este ejercicio fiscal que está por concluir. Cifra que equivale exactamente al incremento que obtuvo el programa del presidente Andrés Manuel López Obrador llamado: “La escuela es nuestra”, con el que se busca fortalecer el mantenimiento de las primarias.

Si bien no es la primera vez que el presupuesto disminuye, esta vez recibirá un golpe súbito de acuerdo a los números. Algo que contradice el discurso que ha enarbolado desde su campaña en 2018 el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien sostiene que una de sus prioridades es el sector educativo; sin embargo, en sus primeros dos años de gobierno el gasto programable esa tarea se ubica en los más bajos en una década. 

❝Es el peor presupuesto que hemos visto, pero además sorprende que hay poca alarma. Los recortes en educación no se están sustituyendo con nada, entonces sin estudios, sin sustitución, le están quitando a los niños más pobres y necesitados, a los que menos les está sirviendo el modelo educativo de Aprende en Casa, para quienes no llega la educación a distancia❞. David Calderón,  presidente ejecutivo de Mexicanos Primero.

El Consejo Nacional de Evaluación de Políticas de Desarrollo Social (Coneval) identificó 31 programas relevantes para garantizar el acceso a la educación pública, de los cuales siete son esenciales, 14 están en nivel medio y 10 tienen una importancia menor. Justo aquellos considerados como indispensables desaparecerán del nuevo presupuesto.

Es por eso que para los especialistas y legisladores coinciden en que este es un presupuesto históricamente regresivo, con graves repercusiones para el futuro, especialmente por las brechas sociales que agudizó la pandemia.

ejecentral revisó el gasto programable de los últimos 30 años; así como las capacidades educativas, los resultados, y desmenuzó la propuesta de presupuesto y corroboró la fractura entre el discurso político de López Obrador y el titular de la SEP, Esteban Moctezuma, y el estado de sobrevivencia en el que se coloca a la educación primaria y secundaria.

Este miércoles Moctezuma Barragán, aunque aseguró que se estaban buscando ajustes al presupuesto, también debió reconocer en su comparecencia ante diputados: “En este momento no hay recursos”.

Sin embargo, la decisión de la Ley de Egresos está en manos de los diputados, por ello, sostuvo el especialista Bernardo Hugo Naranjo, “podría ser una verdadera transformación histórica, y qué mejor que en 2021 que el centenario de la creación de la Secretaría de Educación Pública. Está en manos del Congreso hacerlo, sí se puede, sí hay dinero, pero vamos a ver qué pesa más si la evidencia y el sentido de justicia o las razones de carácter político”. 

SIGUE LEYENDO:

La Portada | El Golpe a la educación

AMLO le pega a la educación

Compartir