Compartir

Redacción ejecentral

El presidente Andrés Manuel López Obrador compartió con sus homólogos del Grupo de los 20 (G20, integrado por las principales economías del mundo) la receta que ha aplicado para controlar la pandemia y que tienen a México como el décimo primer país con más casos confirmados de Covid-19 y el cuarto con más fallecimientos.

Al participar en la reunión multilateral de manera virtual, el mandatario pidió a sus interlocutores confiar más en “la responsabilidad de la gente”, garantizar las libertades cuidadanas y abandonar la tentación de aplicar “medidas autoritarias”, como el toque de queda o el confinamiento excesivo.

Acompañado por los secretarios de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; de Salud, Jorge Alcocer; de Hacienda, Arturo Herrera, y de Economía, Graciela Márquez Colín, Lopez Obrador sugirió a los líderes del G20 que los rescates económicos sean de “abajo hacia arriba”, privilegiando el apoyo a los más pobres, y no centrar las acciones en dar recursos públicos a empresas o instituciones financieras. También aconsejó a sus contrapartes no convertir deudas privadas en deuda pública.

En la primera ronda de intervenciones —mañana el presidente volverá a participar en la cumbre— López Obrador recomendó a los dirigentes de los países más desarrollados del planeta considerar a la familia como la principal institución de seguridad social, por lo que planteó evitar su desintegración y no abandonar a los adultos mayores en asilos o estancias, pues «por confortables que sean, nunca suplirán el amor que ofrecen los seres queridos”.

“Enfrentar las dos crisis, la sanitaria y la económica, nos ha dejado sufrimientos y calamidades, pero también lecciones importantes”, dijo Lopez Obrador en su discurso de 4 minutos y 24 segundos. Algunas de ellas, apuntó, es que la salud es un derecho humano fundamental que el Estado debe garantizar y que la buena alimentación es clave para cumplir con el principio de que «es mejor prevenir que curar».

ES DE INTERÉS|

Compartir