Compartir

Nadia Rodríguez

Debido a su extenso mercado ilegal que abarca el tráfico de drogas, armas, recursos naturales y personas, así como por la injerencia en esa misma mecánica de actores dentro y fuera del Estado, México se coloca como el cuarto país con el mayor índice en delincuencia organizada en el mundo. 

La organización Iniciativa Global contra la Delincuencia Organizada Transnacional desarrolló el Índice Global de Crimen Organizado que cruza diversas variables y en una escala del 1 al 10 evaluó a los 193 países que conforman las Naciones Unidas.

El promedio mundial se colocó en 4.88, pero México obtuvo 7.57 puntos, lo que pone al país como el cuarto peor calificado y el segundo a nivel América Latina, sólo por detrás de Colombia. 

“México tiene un mercado de tráfico de armas bien consolidado” apuntó el estudio de Iniciativa Global que enfatizó que las armas perdidas por corporaciones de seguridad y el tráfico de Centroamérica hacen de la violencia armada unos de los más graves problemas. 

El tráfico de palo de rosa, el mercado ilícito de madera, el comercio de especies protegidas y el robo de combustibles constituyen otro entramado en el crimen organizado del país. A esa red hay que agregar por sí sólo el narcotráfico.

“Los actores mexicanos actúan como intermediarios y transportistas clave, y los cárteles se han vuelto más activos en las industrias de la cocaína en Colombia y Centroamérica. Gran parte de la violencia de los cárteles rivales se relaciona con el control de las rutas de envío con destino al norte”, dice el informe.

Las diversas industrias criminales en México no se encuentran aisladas, sino entrelazadas y funcionando bajo el amparo que otorgan no sólo las organizaciones dedicadas a cometer ilícitos, sino fundamentalmente por los propios actores del Estado, sentenció el informe. 

“Las organizaciones narcotraficantes de México se encuentran entre los grupos mafiosos más sofisticados del mundo. Si bien los actores del Estado no controlan los mercados delictivos, la corrupción dentro del gobierno facilita las redes delictivas proporcionando ingresos a los funcionarios públicos de alto rango”, señala la investigación que durante los últimos dos años realizó Iniciativa Global.

Entre las variables que analizó la organización se encuentra la respuesta del gobierno ante la delincuencia. En ese rubro, México tampoco está bien evaluado; el informe señala que la administración federal carece de una estrategia de seguridad coherente, y “los intentos de abordar la corrupción y el crimen organizado se consideran altamente politizados o como esfuerzos para avergonzar a gobiernos anteriores”. 

Una de las cuestiones que más enfatiza el informe es que las víctimas del crimen organizado están en el desamparo y que a pesar de que cada día son más, el país no cuenta con mecanismos para proveerles ni justicia ni reparación del daño. 

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir