Compartir

Elizabeth Hernández

Ni la extensa Jornada Nacional de Sana Distancia o la implementación de los semáforos de riesgo epidemiológico, tan celebrados por las autoridades federales de salud, sirvieron para tener una respuesta eficiente frente a la pandemia por Covid-19. La conclusión es clara, en un promedio de seis factores más relevantes para medir el éxito de México frente al coronavirus, el país quedó reprobado y se ubica en el lugar 97 de 98 países evaluados.

Un análisis hecho por el Instituto Lowy, organismo que se dedica a medir el impacto de las políticas públicas alrededor del mundo, detalló que México no sólo obtuvo el segundo peor promedio entre los países comparados hasta el 9 de enero, también muestra que la situación no ha sido mucho mejor desde que la nación superó los 100 casos positivos por Covid-19, y que por el contrario hubo etapas en las que ni siquiera se alcanzó un punto de calificación.

El dato. El índice toma en cuenta tanto las muertes y casos totales, como el promedio por millón de habitantes.

El índice toma en cuenta tanto las muertes y casos totales, como el promedio por millón de habitantes, además considera el número de pruebas de rastreo aplicadas en el país en esos dos rubros para normalizar un promedio que otorga a cada país un puntaje que va desde 0, considerado el peor desempeño, hasta 100, cifra que sólo ha sido conseguida por Nueva Zelanda y Vietnam en algunos periodos de la crisis sanitaria.

La herramienta también agrupa la respuesta de diferentes zonas geográficas frente a la pandemia, y destaca que, a pesar de haberse originado en Asia, esta región ha tenido el mejor manejo con un promedio de 58.2, una cifra 24.4 puntos mayor que la registrada en América, que obtuvo la peor calificación al tener 4 de los 5 países con índice más bajo. Es importante destacar que China no se encuentra en esta comparación, ya que los autores consideran que sus datos son poco confiables.

En cuanto al manejo de la pandemia por sistema de gobierno, el estudio encontró que en cierto punto tanto los modelos autoritarios, como las democracias liberales se empataron, aunque los primeros tienen una mejor calificación en las últimas semanas; el análisis detalla que sin importar si las medidas de confinamiento y restricción fueron muy similares en todos los países, la forma de aplicarlas marcó una diferencia inicial que no se sostuvo con el tiempo.

Para los autores de este índice no existe ningún ganador frente a la pandemia y consideran que las políticas individuales tuvieron más peso que los factores más grandes como el tipo de población o el desarrollo económico, aunque estos si representaron cierta ventaja respecto a naciones con menos cohesión social y recursos que permitiera una respuesta más rápida. 

Lee nuestro Reporte Especial:

Compartir