Compartir

ejecentral

En un discurso donde los enterados levantaron las cejas, el presidente Enrique Peña Nieto se volvió a referir al caso de las desapariciones forzadas de normalistas en Iguala. Pero lo que sorprendió a quienes escuchan bien, es el tono y la forma como lo dijo. Por principio de cuentas, en un evento hacendario, dicen los que lo vieron, dejó de leer el discurso financiero en el telepromter e improvisó. En ese momento habló específicamente a los sucesos en Iguala y dijo que en unos días tomaría acciones que evitarían que en el futuro se repitieran ese tipo de delitos. ¿A qué se refería el Presidente? En los círculos de poder no saben qué es lo que dirá, probablemente esta semana, pero anotaron dos cosas: una, que será un hecho consumado, no un anuncio, con lo cual se rompe un método de trabajo presidencial; y dos, que no será un cambio en el gabinete, sino un plan estructural. Peña Nieto se va de gira a Asia el próximo sábado, y este martes hay eventos programados. Oséase, el golpe de timón puede ser entre miércoles y viernes.

Compartir