Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Al principio, dicen los que saben, le funcionó el argumento al titular de Profeco, Ricardo Sheffield, de que los señalamientos de corrupción al interior de su dependencia eran golpes bajos, por el buen trabajo que estaban realizando.

Aseguran que no atendió las alertas que, desde el gabinete del Presidente, le hicieron llegar para que revisara a sus viejos amigos y exsocios Javier Chico Goerne y Diego Sandoval Ventura, y a su amiga y colaboradora Marijhose Nava.

Don Ricardo dejó que bajo sus barbas se hicieran negocios, a tal punto que ahora toda la institución, sí, toda, está bajo revisión desde la Fiscalía General de la República y la Secretaría de la Función Pública, que fue la dependencia, a cargo de Roberto Salcedo, que confirmó las corruptelas.

En cuanto don Roberto le pasó el informe sobre Profeco al titular de Segob, Adán Augusto López, éste se lo contó a su jefe Andrés Manuel López Obrador, y la respuesta fue “hasta donde tope”. Parece que Sheffield ya quemó los cartuchos de cariño del Presidente.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2022

Compartir