Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Ante los cambios que la Secretaría de Energía (Sener) busca implementar en el sector eléctrico, que afectan a las plantas de energías limpias, los gobiernos de Canadá y de la Unión Europea prendieron los focos rojos, pues advirtieron que están en riesgo inversiones por más de 6 mil millones de dólares y la creación de hasta mil empleos.

Rocío Nahle, titular de la Sener, solicitó el viernes la aprobación regulatoria expedita de medidas que se concentrarían en las decisiones del gobierno sobre quién puede generar energía, dónde operar y cuánto producir, contraviniendo la legislación promulgada en 2014.

En abril, la Sener, cambió abruptamente las reglas para la generación de energías renovables al suspender indefinidamente los nuevos proyectos eólicos y solares a punto de comenzar a probar o conectarse a la red nacional.

La secretaria Nahle argumentó que la emergencia de salud por la pandemia del Covid-19 requiere nuevas pautas para garantizar que los suministros de energía estén garantizados.

Tras la solicitud, la Sener pidió a la Comisión Nacional para la Mejora Regulatoria (Conamer) exentar un trámite denominado Manifestación de Impacto Regulatorio, con lo cual sería posible publicar el acuerdo en el Diario Oficial de la Federación en breve.

Ante los cambios propuestos, la Unión Europea, en nombre de 19 países, y el gobierno de Canadá, enviaron dos cartas dirigidas a Rocío Nahle, en las que solicitan una reunión para aclarar sus inquietudes sobre el Acuerdo para garantizar la eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad y seguridad del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) publicado por el Centro Nacional de Control de Energía el pasado 29 de abril.

“Lamentablemente ha habido un acontecimiento adicional en el sector que ha aumentado nuestras preocupaciones y que hace que la necesidad de una reunión con representantes gubernamentales relevantes sea incluso más apremiante hoy que nunca”, dice la carta firmada por Jean-Pierre Bou, encargado de Negocios de la Delegación de la Unión Europea.

Jean-Pierre Bou señala que los cambios propuestos impactan a 44 proyectos de generación de energía limpia en 18 Estados de la República, “lo que pondrá en riesgo inversiones, incluyendo las de empresas de la Unión Europea, que superan los 6 mil 400 millones de dólares”, advirtió.

Por su parte, Graeme C. Clark, embajador canadiense, resalta en su carta que el acuerdo “pone en riesgo la operación y continuidad de proyectos de energía renovables de empresas canadienses en México”.

El diplomático mencionó que las empresas canadienses han confiado en México para traer sus inversiones y que las medidas ponen en riesgo, a corto plazo, inversiones por 450 millones de dólares, además de más de 1,000 empleos.

Ambos gobiernos mencionaron la suspensión de las subastas a largo plazo y los cambios a la normatividad de los certificados de energías limpias, como las dos primeras acciones preocupantes por parte de Sener, que ahora son rematadas con el acuerdo de Cenace.

Las dos cartas reiteran la intención de los gobiernos emisores para trabajar con el gobierno mexicano en la búsqueda de una solución satisfactoria para todas las partes en el corto plazo.

En señal de la inquietud que había provocado la medida, el titular de la Conamer, César Hernández, dejó su cargo.

En su cuenta de Twitter, el ex funcionario agradeció la confianza del presidente Andrés Manuel López Obrador y a la secretaria de Economía, Graciela Márquez, quien fue la que lo propuso en el cargo.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir