Foto: Especial

Compartir

Redacción ejecentral

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo este sábado que ha sido “terrible” enfrentar la pandemia de Covid-19; no obstante, aseguró que “vamos saliendo” de la emergencia, a pesar de que el país acumula 11 semanas consecutivas de contagios al alza, de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave).

“No es fácil. Ha sido terrible enfrentar esta pandemia, pero vamos saliendo. Ahora se tuvo que decidir declarar en semáforo rojo a la Ciudad de México, por el número de contagios y para evitar que nos rebasara la pandemia y no se contara con camas, con equipo y con médicos suficientes para atender a enfermos”, dijo el mandatario, quien viajó a Halachó, Yucatán, para supervisar los avances en la construcción del Tren Maya. 

“Afortunadamente esto no es lo que está pasando en todo el país. De 32 entidades federativas, sólo en ocho estados tenemos incremento de contagios. En el resto de los estados, en la mayoría, está la pandemia controlada, como es el caso de Quintana Roo, como es el caso de Yucatán, Campeche, que está en verde, Chiapas está en verde, Tabasco está en naranja y vamos avanzando”.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México

Sin embargo, la Plataforma de Información Geográfica de la UNAM sobre Covid-19 en México refiere que en realidad son 12 los estados de la República que presentaron un incremento de casos confirmados del nuevo coronavirus al comparar los números de la penúltima semana con la inmediata anterior.

Las entidades que mostraron un aumento en las dos semanas de referencia, de acuerdo con la plataforma de la UNAM, son Ciudad de México, Estado de México, Nuevo León, Tabasco, Hidalgo, Guerrero, Tlaxcala, Oaxaca, Baja California Sur, Morelos, Chiapas y Nayarit.

Aunque el mandatario dijo que 24 estados tienen controlada la epidemia, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell ha advertido en sus conferencias nocturnas que el país debe prepararse para una pandemia larga, que no se deben relajar las medidas sanitarias y de distanciamiento social y que la vacuna no implica el fin de la emergencia. 

Compartir