Compartir

Olinka Valdez

En Paraíso, Tabasco, Miguel Ángel Ortega Vázquez pasó de paciente a médico en cuestión de minutos. El lunes a las 11:30 horas, el traumatólogo egresado del Politécnico en 2006, experimentó un aumento súbito de presión, cefalea y mareo. 

Ortega Vázquez no tiene antecedentes de hipertensión, pero fue trasladado al área de urgencias para recibir atención inmediata. Media hora después, sus colegas lograron estabilizarlo. Mientras tanto y minutos antes, un elemento de la Marina sufrió un accidente, un vidrio se quebró y uno de los fragmentos le cortó la cara interna del brazo. 

La hemorragia era profusa. Sus compañeros implementaron un torniquete y fue trasladado a urgencias. Miguel Ángel Ortega no dudó ni un momento para levantarse y atender al joven que, pese al torniquete, empezó a sangrar. El corte era profundo, y “a pesar de que confío en la capacidad del equipo que lo atendía, traté de aportar mi experiencia”. 

Si lo mucho o poco que puedo hacer puede marcar la diferencia, adelante. Decidí hacerlo, pedí guantes y sutura. Me encargué de estabilizar y atender la hemorragia con puntos especiales. Me levanté de la camilla y acudí al área de choque”, dijo en entrevista a ejecentral

Miguel Ángel no tuvo que ceder la cama ya que no escaseaban espacios. Simplemente decidió sumarse al equipo. El hospital de Paraíso es un centro No-Covid-19, cuando llegan pacientes son enviados al hospital regional de Villahermosa.  

Miguel Ángel ya estaba estable, la presión y el malestar habían desaparecido. Asegura que no corrió un riesgo ni tampoco comprometió la salud del paciente. Tomó el instrumental, y el resto es historia. 

El objetivo fue salvar la vida y el brazo del paciente. De no haber detenido el sangrado, el accidente pudo convertirse en un choque hemorrágico, que en el peor de los escenarios, podría haber llevado a la muerte al herido. 

El joven marino fue intervenido al día siguiente. Le repararon una vena y una arteria. Está fuera de peligro. 

Hice lo que siento que cualquier persona con calidad humana hubiera hecho. No creo que sea nada especial”. 

Compartir