Compartir

Juan Carlos Rodríguez

jcrodriguez@ejecentral.com.mx

Al mismo tiempo que coordinaba al grupo de jóvenes que producían memes y videos contra AMLO, el panista fue contratado por Coparmex y organizaciones de la sociedad civil para difundir foros y conferencias, todo en el marco de la campaña presidencial.

La Operación Berlín no sólo se dedicó a la producción masiva de memes, videos y notas negativas para tratar de descarrilar la candidatura de Andrés Manuel López Obrador.

Los confabuladores —algunos de ellos declarados abiertamente antilopezobradoristas— trabajaron simultáneamente en foros y debates convocados por organizaciones sociales y empresariales durante las campañas presidenciales.

El ejemplo más claro es Ricardo Martín Rojo, un comunicador con 30 años de experiencia y especializado en estrategia y análisis político, y actual director de la empresa Expertaria. Este panista sería pieza clave en la conjura contra el hoy Presidente de la República, pues se movió en tres pistas durante los pasados comicios.

Por un lado, Ricardo Rojo era el coordinador del colectivo de jóvenes que, desde la casa de Berlín 245, se encargaban de la producción de materiales que denostaban al tabasqueño.

“Pauten sin miedo, carajo”, gritaba Rojo para que su brigada de trolls invirtiera lo más posible en redes sociales y así se viralizara la campaña negra contra López Obrador. Pero, al mismo tiempo, Ricardo Rojo fue contratado por la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) para diseñar el formato, transmitir y darle difusión a los 20 “debates ciudadanos” convocados por el gremio que dirige Gustavo de Hoyos y que se llevaron a cabo entre abril y junio del año pasado. 

Además, de manera paralela, la empresa del panista fue la encargada de producir, transmitir y divulgar los foros y conferencias de #MXConFuturo, un colectivo de organizaciones sociales —entre ellas México Evalúa, México ¿Cómo vamos?, Mexicanos contra la Corrupción y el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco)— que impulsó diálogos en las universidades sobre el porvenir del país, en el marco de las campañas presidenciales.

Es decir, al mismo tiempo que se hacía cargo de la rama digital de la Operación Berlín, Ricardo Martín Rojo —así es su nombre completo— fue el principal difusor de esfuerzos ciudadanos para discutir el futuro de México en plena contienda por la Presidencia de la República.

La cabeza visible

En su edición 142, ejecentral dio a conocer el testimonio de Ricardo Sevilla, quien relató haber sido reclutado por el historiador Enrique Krauze y el crítico literario Fernando García Ramírez, para formar parte de un grupo de intelectuales de “alto rendimiento”, el cual tenía la instrucción de elaborar materiales informativos que denigraran la imagen de López Obrador y así evitar que llegara a la Presidencia.

Sevilla —quien en la pasada edición fue llamado “Miguel Ángel” para proteger su identidad, pero que ha decidido aparecer con nombre y apellido—, sostuvo que la conjura fue financiada por Agustín Coppel, presidente y director general de Grupo Coppel; Alejandro Ramírez Magaña, director general de Cinépolis, y Germán Larrea, presidente del Consejo de Administración de Grupo México.

›Hasta el momento, Ricardo Martín Rojo es el único de los mencionados en la campaña antiAMLO que ha reconocido ser opositor al tabasqueño, haber trabajado en la casa de Berlín y además haber elaborado materiales críticos hacia el hoy jefe del Ejecutivo federal.

—Los documentos y testimonios con que contamos señalan que la empresa Expertaria ayudó a generar contenidos adversos al entonces candidato López Obrador —le planteó ejecentral el pasado 12 de marzo a Ricardo Rojo al ser contactado vía WhatsApp.

—Dos cosas: tú utilizas la expresión “contenidos adversos”, pero no eran adversos, eran críticos; nadie me puede reclamar que fuera crítico de AMLO. Es mi derecho político de elegir la opción política de mi preferencia, y también apelo a la libertad de expresión que tenemos todos los mexicanos de decir lo que uno piensa.

En aquella conversación por chat, Martín Rojo se refirió a lo escrito por Tatiana Clouthier en su libro Juntos Hicimos Historia, en el que señala que, a mediados de 2016, para frenar el crecimiento de López Obrador, Agustín Coppel le encargó a su amigo, el exdiputado panista Jesús Ramón Rojo Mancillas que coordinara los esfuerzos para habilitar una oficina de “inteligencia” que tuviera como objetivo frenar el avance de López Obrador.

A su vez, Rojo Mancillas —agrega Clouthier en su texto— “convocó a su amigo Ricardo Rojo para que se encargara de encabezar los esfuerzos operativos. De inmediato puso al servicio de ese ataque a su empresa, Expertaria. Dicha agencia, que según su propio portal de internet dice encargarse del monitoreo, análisis y estrategias de comunicación en redes sociales, desde ese momento se convirtió en una agencia para acechar —y denostar— todos los movimientos de López Obrador”.

El objetivo era urgente y riguroso, dice quien fuera la coordinadora de la campaña del tabasqueño: “Menoscabar la imagen pública de Andrés y, si las circunstancias lo exigían, y así lo exigirían, a todos su círculo de colaboradores y familiares”.

Al respecto, Ricardo Rojo acotó: “Lo que publica Tatiana Clouthier en su libro es falso. Y la otra cosa: qué bueno que utilizas la palabra ‘ayudó’, porque fue eso, yo aporté personalmente lo que estaba a mi alcance para advertir que la opción política de AMLO era un riesgo para el país; nadie me pagó por eso. Afortunadamente tengo ingresos que me permiten hacer otra cosas, entre ellas hacer oposición política”.

Panista y comunicador

Ricardo Rojo es militante panista y antes de incursionar en los negocios, comenzó en 1989 a coordinar programas en Imevisión, TV Azteca y MVS. Después, entre 1996 y 1999, fue subdirector de Comunicación del entonces gobernador de Jalisco, Alberto Cárdenas Jiménez, uno de los exgobernadores que el año pasado dieron su apoyo a Margarita Zavala como candidata presidencial por la vía independiente.

Ricardo Sevilla, el editor, profesor y traductor que admitió haber participado en el plan contra López Obrador, dijo a ejecentral que existe una amistad muy estrecha entre Ricardo Rojo y Margarita Zavala, quien fue vista varias veces en las instalaciones de Berlín 245 los días previos al arranque de las campañas.

En 2003, cuando el secretario de Gobernación era Santiago Creel Miranda, Rojo fue director de Información hasta 2005. Cuatro años después, entre abril de 2009 y noviembre de 2012, Rojo fue director de Comunicación de la Secretaría de Economía, durante el sexenio de Felipe Calderón. En esa dependencia trabajó bajo las órdenes de Gerardo Ruiz Mateos y Bruno Ferrari García de Alba.

“Llevo más de 30 años en las filas de la oposición. Mi historia de vida ha sido esa. ¿Cuál es el problema?”, dijo Ricardo Rojo en la conversación por chat con ejecentral.

—¿Su aportación, entonces, fue desde la casa de Berlín? —se le preguntó.

—Es verdaderamente increíble que se nos señalen a unos cuantos de hacer contenido crítico contra López Obrador de manera personal, cuando durante toda la campaña había un ejército proAMLO impresionante que atacaba, denigraba, trolleaba y amenazaba de muerte todos los días a quien pensaba diferente o hacía críticas a la propuesta política de AMLO. Ahí están los resultados: arrasó López Obrador gracias a sus “benditas redes sociales”. ¿Acaso alguien ha hecho algún reportaje de cómo funcionaba esa excelente maquinaria virtual, quiénes dirigían todo eso, de dónde, cómo operaban, quién les pagaba?

—Le agradezco sus precisiones…

—Me llama la atención que le digan “la casa de Berlín”. No era ninguna casa, era una oficina normal que hacía lo que dice que hace, analizamos y monitoreamos redes sociales y tenemos foros de TV y foto que rentamos, no somos ninguna oficina que funcionaba a escondidas. Otra cosa que debo aclarar para evitar chismes: JAMÁS publicamos o hicimos fakenews, consignábamos los dichos y los hechos reales, hacíamos más bien crónica de la campaña.

—De nuevo, gracias.

—Oye, otra cosa: en el libro, Tatiana insinúa o es muy ambigua en el señalamiento, pero creo que nos asocia con la página de PejeLeaks. No tuve nada que ver con esa página que, de dicho sea de paso, ni la conocí; me enteré de su existencia por los medios y creo que vi algo publicado por ellos vía Twitter. Hay muchas publicaciones y demandas formales ante la justicia (del propio Julio Scherer) que detallan quiénes hacían esa publicación, pero nosotros no tenemos nada que ver con eso. Es una mentira de Tatiana Clouthier.

Servicios alternos

Uno de los empresarios que durante la campaña presidencial fue muy crítico con las propuestas de López Obrador es Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex.

Dicha agrupación organizó el año pasado los llamados “debates ciudadanos”, donde los candidatos a alcalde, legislador (local y federal) y gobernador respondieron a las preguntas de personas de a pie, activistas sociales y usuarios de redes sociales respecto a los principales problema del país.

La Coparmex tenía agendado un debate entre los candidatos a la Presidencia de la República para el 21 de junio de 2018; sin embargo, de última hora debió cancelar el encuentro debido a que no se logró garantizar la presencia de todos los aspirantes.

A debate. La empresa de Ricardo Martín Rojo (centro) participó en la logística de los Debates Ciudadanos, organizados por la Coparmex el año pasado en el contexto de las elecciones del 1 de julio.

De acuerdo con Tatiana Clouthier, el evento de Coparmex no les inspiró confianza en el equipo de campaña y López Obrador decidió no acudir para evitar una emboscada. No se sabe si el motivo de dicha decisión fue la presencia de Ricardo Rojo en la organización del evento.

Ricardo Sevilla compartió con ejecentral una serie de correos de febrero de 2018 que él mismo envió a Ricardo Rojo, en los que le detallaba avances en el diseño de los formatos de los “debates ciudadanos” de la Coparmex, los cuales se hicieron desde los cubículos de Berlín 245.

“Diseñamos formatos de debates políticos durante el proceso electoral de 2018, donde producimos 20 debates ciudadanos de diferentes cargos políticos a gobernador y alcaldes auspiciados por organizaciones empresariales y de la sociedad civil, que fueron transmitidos en vivo a través de plataformas digitales y en radio y televisión”, se lee en la página www.expertaria.com.mx.

Además, Expertaria le dio a la Coparmex un estudio en el que planteaban que los encuentros estaban orientados a persuadir a los jóvenes de entre 18 y 40 años, y a los adultos menores de 55 años con el objetivo de “provocar que las clases medias urbanas voten en este proceso electoral 2018 de manera significativamente superior al voto corporativo y clientelar”.

El estudio encargado por Ricardo Rojo a los operadores de Berlín incluye un “mapa de las clases medias urbanas”. Se trata de un plano cartesiano en el que los ciudadanos son divididos entre “activos” y “pasivos” en política, y entre los que tienen “nada qué perder” y “todo qué perder”.

En el plano superior izquierdo (los que son activos en política y que no tienen nada qué perder) está la meta de “tratar de convertir chairos” (como se les llama a los seguidores de López Obrador), mientras que en el plano inferior izquierdo (los que no tienen nada qué perder y son pasivos en política) está la meta de “tratar de convertir a votantes clientelares”.

El estudio que Expertaria hizo para Coparmex —por el que la empresa de Rojo habría cobrado tres millones de pesos, según los dichos de Ricardo Sevilla— se realizó con base en cuatro mil 800 entrevistas entre personas mayores de 18 años en cinco zonas del país.

La página de internet de Expertaria incluye un apartado en el que explica “¿Qué hemos hecho?” Al darle clic a la liga aparece un texto que reseña los foros #MXconFuturo: “Hemos transmitido en vivo más de 400 horas de eventos, conferencias magistrales, mesas de análisis, foros, conferencias de prensa, programas de entretenimiento, contenido noticioso, entre otros. Contamos con la plataforma streaming Live U, una de las más utilizadas por canales de noticias en el mundo. Contamos con recursos propios para generar tres señales simultáneas en vivo, una en estudio y dos vía remota”.

Los cinco ejes temáticos sobre los que giraron los foros de #MXconFuturo fueron “Apertura vs. exclusión”, “Seguridad vs. miedo”, “Rendición de cuentas vs. opacidad”, “Instituciones vs. concentración del poder” y “Libertad vs. autoritarismo”. Es decir, dos de las directrices coinciden con las críticas que se lanzaron desde la casa de Berlín contra López Obrador.

El formato de las conferencias consistía en discusiones de 45 minutos en los que un experto y un emprendedor-empresario dialogaban y respondían preguntas de los universitarios, todo ello moderado por un periodista.

›A dichos foros acudieron, entre otros, Alejandro Ramírez Magaña, director general de Cinépolis; Antonio del Valle, presidente del Consejo de Administración de Kaluz; Daniel Servitje, presidente del Consejo de Administración y Director General de Grupo Bimbo, y Eduardo Tricio, presidente del Consejo de Administración de Grupo Lala.

La lista de expertos estaba integrada por Carlos Elizondo Mayer-Serra, Ernesto Cervera, Jonathan Heath, Macario Schettino, María Amparo Casar, Edna Jaime, Federico Reyes Heroles, Juan Pardina y Valeria Moy.

La empresa Expertaria —cuya razon social es Episodia SAPI de CV, con RFC EPI170127I84—fue fundada por Ricardo Rojo en noviembre de 2016, fecha que coincide con el arranque de la Operación Berlín, pues según el relato de Ricardo Sevilla, los intelectuales de “alto rendimiento” que elaborarían los materiales contra López Obrador fueron reclutados en esas fechas por Krauze y García Ramírez.

Ricardo Sevilla también compartió con ejecentral un correo electrónico enviado por Sebastián Escalante desde la cuentasebastian@expertaria.com.mx, en el que da instrucciones al personal que laboraba en la casa de Berlín 245 para que elaboran tuits, videos y notas con los mensajes más importantes de los foros de #MXconFuturo, los cuales debían ser subidos a las cuentas de Twitter @cambiemosmex1 y @MexicoPrensa, ambas ligadas a perfiles de Facebook que son señalados por Sevilla de ser de los más activos en la ofensiva cibernética contra AMLO.

El correo de Sebastián Escalante, empleado de Ricardo Rojo en Expertaria, también incorpora instrucciones a los operadores de Berlín 245 para trabajar videos de Krauze.

“Conferencias de E. Krauze. Al igual que con #MxConFuturo, habrá que hacer las tres tareas anteriores: 1) Detectar los mensajes clave para armar gráficos a publicar en las páginas de Facebook y Twitter de @EligeBien. 2) Generar guiones o formatos para la elaboración de un video en el que se muestren  los cortes respectivos. Para eso habrá que estar atento a los tiempos del evento, los cuales son mucho más precisos una vez que se revisa el video compactado que yo les tengo que enviar una vez que acabe el evento. Las cápsulas o videos cortos con lo más representativo se subirán a dichas cuentas para su difusión y pauta. 3) Por último, los mensajes más importantes se tuitean en tiempo real en la cuenta, por lo que también se tendrá que utilizar el programa de Hootsuite. Eso en un principio lo puedo hacer yo hasta que ustedes conozcan bien la plataforma de Hootsuite (luego agendamos reunión para eso).”

Ahí están los resultados: arrasó López Obrador gracias a sus ‘benditas redes sociales’. ¿Acaso alguien ha hecho algún reportaje de cómo funcionaba esa maquinaria, quiénes dirigían todo eso, de dónde, cómo operaban, quién les pagaba?” Ricardo Rojo, Expertaria.

La Coparmex tenía agendado un debate entre los candidatos a la Presidencia para el 21 de junio de 2018; sin embargo, de última hora canceló el encuentro debido a que no se logró garantizar la presencia de todos los aspirantes.

EL DATO. La campaña para intentar descarrilar la candidatura de López Obrador comenzó en diciembre de 2016 y terminó en mayo de 2018.

Es increíble que se nos señalen a unos cuantos de hacer contenido crítico contra López Obrador, cuando durante toda la campaña había un ejército proAMLO que denigraba y amenazaba de muerte a quien pensaba diferente.” Ricardo Martín Rojo. Director de Expertaria.

Compartir