Compartir

Redacción ejecentral
guevara_espana

Foto: Especial

Fabián España Moya, acusado agresor de la senadora Ana Gabriela Guevara, salió del penal Neza-Bordo desde el pasado lunes, tras llegar a un acuerdo con la exmedallista olímpica y pagar 60 mil pesos como reparación del daño.

Pablo Ramírez, abogado de España, reveló que su cliente llegó a un arreglo con la senadora previo al juicio y debe cumplir algunas obligaciones que determinó el juez en los próximos seis meses, para que el caso quede concluido y tener libertad plena sin antecedentes penales.

España Moya fue señalado por Ana Guevara como el responsable de propinarle una golpiza el pasado 11 de diciembre de 2016, cuando viajaba a bordo de su motocicleta sobre la autopista Toluca-México y él le cerró el paso con su camioneta Dodge Voyager con placas MMU-84-73 del Estado de México, en inmediaciones del Parque Nacional “La Marquesa” según reportó la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP-CDMX).

Ante ello, la legisladora del Partido del Trabajo (PT) por Sonora bajó de su moto para pedirle al conductor le permitiera el paso, cuando cuatro sujetos bajaron también de la camioneta, la tiraron al piso y golpearon.

España Moya solicitó al juez de control federal, con sede en Ciudad Nezahualcóyotl, la suspensión del proceso por el ataque contra Guevara.

“Ya el proceso está suspendido, solicitamos esta suspensión de juicio a prueba que el nuevo sistema lo contempla para resolver un problema antes de irnos a juicio y el juez tuvo a bien la suspensión del juicio a prueba, imponiéndole a Fabián cierta obligaciones para que una vez que las cumpla, el asunto quede concluido…”, explicó el abogado Ramírez.

“Evidentemente reparar el daño, se cuantificaron las lesiones de la senadora, que se le pagaron en ese mismo momento, que fueron alrededor de 60 mil pesos y evidentemente que no tuviera acercamiento con ella, entre otras, por el término de seis meses”, agregó.

Ramírez reveló que acudieron a la audiencia los otros dos abogados del acusado; Ángel Echegaray Baca, Édgar García.

Compartir