Compartir

Bet-biraí Nieto y Jonathan Nácar

Documentar en redes sociales es una manera que ha cobrado fuerza para dar fe del paso de alguien por algún lugar.

De esta manera algunos de los cerca de 20 mil manifestantes que acudieron al mitin “Juntos por México” constataron en sus respectivas cuentas de redes sociales que, en efecto, marcharon del Ángel de la Independencia al Monumento a la Revolución en protesta por el primer aniversario del gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

El sol caía a plomo a lo largo de Paseo de la Reforma mientras los grupos de asistentes ya reunidos comenzaban a ensayar sus consignas y coordinaban el orden de los grupos como acto de víspera de la manifestación, pero también comenzaban sus primeros levantamientos de imágenes.

Foto jonathan Nácar

Al pie del Ángel de la Independencia los manifestantes, vestidos de blanco en su mayoría, subían a redes como Facebook, Instagram y Twitter lo que sucedía a su alrededor en tiempo real y con la etiqueta #TodosJuntosPorMX.

«¡Eso, así se hace, así hay que manifestarnos, muy bien!», apoyaba al contingente un adulto mayor, quien desde un costado de Paseo de la Reforma documentaba con celular en mano el paso de los contingentes de la movilización que este domingo recorrió 1.8 kilómetros desde el Ángel de la Independencia hasta el Monumento a la Revolución.

La exigencia principal que al unísono se hizo escuchar con mayor insistencia en la marcha que se desarrolló en paralelo con el acto por el primer año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador fue contundente: la renuncia del mandatario.

En el camino de la marcha algunos cargaban cajas de cartón pintadas de negro que emulaban ataúdes con las inscripciones CNDH, INEE, DDHH, INE y SNCJ, siglas que corresponden a organismos descentralizados que en este año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador han sido protagonistas de controversias.

Foto Bet-biraí Nieto

«A mano alzada queremos que se vaya, fuera AMLO (…)» lanzaron los inconformes, entre los cuales se contaron desde niños, bebés en brazos, hombres y mujeres, adultos mayores, e incluso varias familias quienes también aprovecharon para pasear a sus mascotas y tomarse fotos frente a varios sitios de Paseo de la Reforma como el Ángel de la Independencia, la Diana cazadora, la Palma y la glorieta de Colón.

Conforme la marcha avanzaba, las consignas iban y venían, aunque el origen de muchas de las frases provenía de la retórica de los simpatizantes de la llamada Cuarta Transformación, una de ellas usada durante su campaña a la Presidencia «es un honor estar con Obrador» que fue cambiada por «es un horror estar con Obrador» o «es un honor ser oposición».

A lo largo de la marcha se podía ver cómo corría con una pancarta Rafael Acosta, aquel hombre bautizado por López Obrador con el apodo de «Juanito» y quien fuera jefe de gobierno electo de la delegación Iztapalapa.

«López Obrador es un traidor. Me traicionó a mí y al pueblo de México», sostuvo con voz entrecortada por el esfuerzo del trote.

Pero las frases que de manera recurrente menciona el Presidente también fueron usadas durante las tres horas de duración del mitin.

«¡Queremos medicinas, exigimos seguridad. Fuera AMLO, fuera AMLO!», gritaba un joven de unos 30 años, vestido con camisa tipo polo y bermudas blancas gafas oscuras y un café en mano que acompañaba a la marcha que ya daba vuelta en la calle Ignacio Ramírez de la colonia Tabacalera, último tramo hacia el monumento a la Revolución.

Esto es México

Mientras el contingente se acercaba al Monumento a la Revolución, sitio de reunión para hacer un pronunciamiento, los asistentes aprovecharon para reunirse con amigos, familiares y hasta gente de la clase política, como el senador panista Gustavo Madero, para capturar esos momentos y manifestar su oposición.

«Muy lamentable, (López Obrador) está polarizando al país. No crece la economía, aumenta la violencia, pero sobre todo está destruyendo la democracia del país», calificó el panista el primer año del gobierno del tabasqueño.

Antes del inicio del mitin en plena Plaza de la República, al pie del monumento se demostraba el malestar y la exigencia de resultados que a la fecha, dijeron los inconformes, no ha podido conseguir el gobierno lopezobradorista. 

Minutos después, una voz femenina que provenía de las bocinas del templete ubicado frente a lo que en la época porfirista se perfilaba como el recinto que albergaría a la Cámara de Diputados, saturaba el oído de quienes estuvieran a un par de metros de ellas.

Ahí aparecieron otros panistas como el líder del partido, Marko Cortés y Santiago Creel, además de la directora de la organización no gubernamental Causa en Común, el perredista Fernando Belaunzarán y hasta la actriz Laura Zapata. 

— Una, dos, tres. ¡Bájale! Gritaron al unísono un grupo de siete mujeres que se cubría del sol con un par de sombrillas. El sonido de la bocina siguió y no dio tregua para anunciar el arranque del mitin con la entonación del himno nacional.

«Mexicanos al grito de guerra» cantaban los manifestantes mientras alzaban sus pancartas con las leyendas «México tiene otros datos» o «¡¡Ya basta!! Exigimos un gobierno que no se rinda ante la delincuencia».

Así, llegó la participación del economista Sergio Negrete, quien pronunció en referencia al gobierno de Andrés Manuel López Obrador: «Estamos en la era del emperador omnipotente. Los mexicanos entregamos el poder a un demagogo autoritario (…) Sabemos que muchos, incluyendo algunos que están aquí, votaron por la ilusión de un cambio… creyeron en esas promesas».

Negrete, para finalizar su participación, lanzó una sentencia más contra la figura de López Obrador: «Los autoritarios y los tiranos siempre acaban en el basurero de la historia».

Desde el templete salía la consigna «Rectifique, señor Presidente» y que era respondida por la multitud con un «Que se vaya».

Entonces, llegó el turno de la periodista Beatriz Pagés, quien pronunció: «Ahora, en el monumento a la Revolución está el México verdadero que está dispuesto a defender la democracia; del otro lado están los que sienten flojera por las víctimas del crimen organizado y por los que piden abrazos no balazos para los criminales».

Pagés lanza una de sus últimas frases al pronunciar «aquí está el México que no acepta ser la Venezuela de Hugo Chávez o la Bolivia de Evo Morales», dando paso a la intervención de 

Alejandra Morán, líder de Chalecos México. «Hay quien pretende tomarle el pelo a los mexicanos. Se dice que hay austeridad cuando hay un despojo y saqueo», prosiguió en la tribuna donde aprovechó varias ocasiones para pedir un minuto de silencio por la familia Le Baron, oriunda de Chihuahua, y a quienes el 4 de noviembre sufrieron el asesinato de nueve miembros de su familia en una carretera que corre en los límites con Sonora. El homenaje silente no se concretó, pues tras varios intentos por que los miembros del clan arribaran al monumento, llegaron durante el discurso de Morán.

¡No están solos, no están solos!, gritaban los asistentes cuando los integrantes de la familia de mormones subieron las escaleras de madera del templete. Por fin el mitin estaba completo.

Un grito contra la violencia

Al fin llegó el momento en el que Adrián y Julián Le Barón ocuparon la tribuna para pronunciarse contra el asesinato de sus familiares a “plantarle cara sin descanso a cualquier tipo de violencia”.

@BizarreSinner

“Perdonen si ofendo a alguien, pero quiero gritar con toda la fuerza de mi espíritu porque quiero que me escuche el mundo entero. Esto es un grito desesperado que busca unirnos (…) Mi hija y mis nietos son estrellas que viven bajo la luna. Son estrellas que dejaron de vivir con nosotros. Ellos nos piden… nos exigen que no nos quedemos con los brazos cruzados. Invito a las buenas conciencias, a las más valientes, a sembrar vida cada día y plantarle cara sin descanso como lo hacen a cualquier tipo de violencia que se nos presente”, manifestó Adrián Le Baron.

@BizarreSinner

El fin de la manifestación se acercaba y la familia Le Baron pidió a los asistentes a acompañarlos para “darles un abrazo” de forma personal en el museo Memoria y Tolerancia, donde ellos harían otro pronunciamiento, aunque los manifestantes ya comenzaban a dispersarse cuando el Himno Nacional volvió a ser entonado como sello final.RB

ES DE INTERÉS

En un año, bases para la patria nueva: AMLO

«Ni chairos ni fifís, no dividas al país», exigen a AMLO en marcha

Evo fue víctima de un golpe de Estado: AMLO

AMLO presume 648 mil empleos; registros señalan 58% menos


Compartir