Fotoarte: Tomás Benítez.

Compartir

Jonathan Nácar

El “espía” es Héctor Alejandro Cabrera Fuentes, reconocido científico originario del pueblo de El Espinal en la región del Istmo de Tehuantepec. El gobierno de Estados Unidos lo acusa de “conspiración” para actuar dentro de su territorio como un agente reclutado por la Federación Rusa. 

Quienes conocen a Héctor están atónitos. Se niegan a creer el comunicado que el martes 18 de febrero publicó la Oficina de Asuntos Públicos del Departamento de Justicia de los Estados Unidos en el que se acusa al istmeño con doctorados en Bioquímica, Microbiología y Biología Humana de ser un espía al servicio del gobierno de Vladimir Vladimirovich Putin. 

Papeleo. El Tribunal de Distrito en Florida recibió la moción para quitar el sello a la acusación contra Cabrera Fuentes.

Pareciera cosa del destino, pero fue precisamente a Rusia donde viajó por primera vez Héctor Alejandro al salir de su natal Espinal, comunidad zapoteca cercana a la ciudad oaxaqueña de Juchitán de Zaragoza, para seguir con sus estudios. En tierras rusas, en la Facultad de Biología y Suelos de Universidad Estatal de Kazan, para ser más precisos, fue donde Héctor logró estudiar la licenciatura en Ciencias en Microbiología, y posteriormente consiguió el máster de Biología Molecular en la misma casa de estudios. 

“Paga a un tercero”, es el lema de la asociación civil Por Oaxaca Más Investigadores, que en 2017 fundó Cabrera Fuentes con la intención de apoyar de manera gratuita al talento académico de niños y jóvenes de El Espinal a través de talleres, conferencias, encuentros con especialistas y ferias de ciencia. A la fecha, la asociación sigue trabajando, y precisamente por ello la comunidad espinaleña aprecia y considera a Héctor como una persona humilde, noble y de una “reputación impecable”. 

Héctor, como cualquier visitante de El Espinal, no puede resistir a comerse unas tlayudas o tacos de pollo garnachero cuando llega a visitar a su familia. Son los platillos típicos los favoritos del doctor. Cuando llega de visita, contaron sus familiares a ejecentral, rara vez utiliza su auto y prefiere recorrer el pueblo de poco más de siete mil habitantes donde está la mayoría de su familia. 

Pero desde que salió de su pueblo, “Alex” como le dicen de cariño varios de sus amigos y familiares, “no llega a su lugar de origen con aires de grandeza, al contrario, siempre se ha portado como gente del pueblo, saludando a todos a quien se encuentra en su camino. Eso lo caracteriza”, aseguró Rusbelt Fuentes, familiar y representante de Héctor quien se mantiene al frente de Por Oaxaca Más Investigadores. 

Precisamente a través de la página de la asociación es que el 19 de febrero, un día después de que se diera a conocer la acusación en contra de Cabrera Fuentes, se lanzó la convocatoria en la plataforma change.org para recaudar firmas en busca de la intervención del gobierno de México para “tomar cartas en el asunto y proporcionar respaldo necesario al Dr. Cabrera, en todas las áreas necesarias”, para su liberación. 

“Él (Héctor Alejandro) no tiene una reputación de terrorismo o de espía, no, no. O sea, desconocemos las causas, no hemos podido tener contacto con él por las cuestiones del asilamiento que tienen en Estados Unidos. Pero interpretamos toda esta situación como un acto de persecución científica; es una persona muy representativa para los proyectos más importantes de México como el del Corredor Interoceánico y el desarrollo del Centro de Investigación Multidisciplinario que se va a construir en El Espinal”, sostuvo el también oriundo de la región del Istmo. 

Origen. El científico Alejandro Cabrera Fuentes es oriundo de la comunidad de El Espinal, en la región del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca.

En un comunicado la asociación fundada por Héctor Alejandro dejó en claro su posicionamiento sobre la acusación estadounidense: “Categorizamos este hecho como un acto despiadado en contra de la Ciencia. Rechazamos enérgicamente toda acusación en su contra y reconocemos la reputación de excelencia académica y profesionalismo con la que se ha desempeñado a lo largo de su carrera, siempre pensando en mejorar la calidad de vida de toda persona con acceso a sus descubrimientos”. 

El martes de esta semana, Alejandro Cabrera Fuentes quien en 2016 fue reconocido como el “mejor investigador joven en ciencias básicas y traslacionales” por la comunidad médico-científica mundial, fue señalado por el gobierno estadunidense de haber sido reclutado en 2019 por un funcionario del gobierno ruso para que alquilar una propiedad en el condado de Miami-Dade, Florida, a fin de localizar el vehículo de “una fuente del gobierno estadounidense”, de quien presuntamente se halló la fotografía de la matrícula al inspeccionar el celular de Cabrera Fuentes.

›“Fuentes (Cabrera) admitió ante los agentes de la ley que un funcionario del gobierno ruso le ordenó que realizara esta operación. Según documentos judiciales”, señala el comunicado del del Departamento de Justicia, en el que se precisa que será a las 10 de la mañana del próximo viernes cuando se llevará a cabo la audiencia de detención preventiva; y que la lectura de cargos al científico mexicano se prevé para la misma hora, pero del próximo 3 de marzo. Ambas diligencias se llevarán a cabo en el Tribunal de Primera Instancia en Miami, Florida.

Documentos del Tribunal del Distrito Sur de Florida obtenidos por este periódico semanal dieron cuenta que el expediente de Héctor Alejandro Cabrera había sido sellado totalmente. Sin embargo, en respuesta a la solicitud del subsecretario adjunto del Fiscal de los Estados Unidos en la que solicitan al tribunal que desbloquee la acusación del gobierno en contra del científico mexicano, el Juez Chris M. McAliley decidió quitar el sello de la acusación. Pero hasta el cierre de esta edición la acusación formal en contra de Héctor Alejandro no podía ser consultada. 

Juicio. La acusación formal contra Cabrera Fuentes no podía ser consultada, pese a que el juez Chris M. McAliley decidió quitar el sello.

Compartir