FOTO: MARGARITO PÉREZ RETANA/CUARTOSCURO.COM

Compartir

Redacción ejecentral

El exgobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza aseguró que hay certeza en los movimientos dentro de sus cuentas bancarias y aseguró que tiene esperará la notificación de denuncia por parte de las autoridades para formular su estrategia de defensa.

Baeza Terrarzas aseguró que sospecha las motivaciones de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) ante el bloqueo de cuentas anunciado ayer en su contra, y hacia otros dos políticos de Chihuahua, entre quienes se encuentra el alcalde de Delicias.

“Tengo que esperar a que me notifiquen de qué se me acusa”, dijo, aunque ya sospecha las motivaciones que llevaron a la investigación en su contra.

Esta mañana, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto Castillo informó a través de su cuenta de Twitter que Baeza Terrarzas es señalado por el presunto desvío de 129 millones de pesos del ISSSTE en Chihuahua, institución de la que fue titular del 2015 al 2018.

Nieto Castillo indicó que los señalamientos contra el exgobernador de Chihuahua radican en desvíos ocurridos en el marco de la Estafa Maestra, por lo que se presentará una denuncia ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción.

Al respecto, Baeza Terrazas aseguró que no hay auditoría alguna en la que su nombre aparezca, sin embargo, reiteró que esperará la notificación de las autoridades para iniciar su defensa.

Señaló que como consecuencia de su participación “pacífica” en las protestas realizadas por productores en la presa La Boquilla ha sido objeto de un “linchamiento”.

El pasado 10 de septiembre la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) señaló a un grupo de políticos por participar en las protestas, entre ellos se encuentra José Reyes Baeza.

Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad Pública aseguró que “agitadores” políticos participaron en la toma de La Boquilla proporcionando bebidas alcohólicas, palos y bombas molotov a los agricultores.

ES DE INTERÉS |

Compartir