Foto: Cuartoscuro

Compartir

Olinka Valdez

La Auditoría Superior de la Federación detectó un probable daño patrimonial por 211 mil 294 pesos en la compra de medicamentos consolidados pues, mediante una licitación pública internacional para la adquisición de bienes terapéuticos de 10 medicamentos para surtirlos en 2018, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) no adquirió la cantidad suficiente para cubrir la demanda de los pacientes.

En la licitación Pública Internacional Bajo la Cobertura de los Tratados de Libre Comercio Electrónica número LA-019GYR047-E53-2017 se solicitó la cantidad máxima de 7 mil 598 piezas de Imiglucerasa, un medicamento para el tratamiento de la enfermedad de Gaucher, y en octubre de 2017 se adjudicó la cantidad de 160 piezas del medicamento para cubrir la demanda en 2018, pero durante la vigencia del contrato sólo se suministraron 143 piezas.

De acuerdo con la auditoría de cumplimiento forense al IMSS, en la tercera y última entrega del informe de fiscalización a la Cuenta Pública de 2018, para cubrir la demanda del medicamento para pacientes en las delegaciones, las unidades médicas y en los hospitales del IMSS, fue necesario realizar 49 adjudicaciones directas y una licitación pública para adquirir el medicamento en las marcas Asbroder y Cerezyme por mil 710 piezas que costaron 25 millones 933 mil 391 pesos.

La Auditoría detectó que en 46 de los 49 procedimientos el instituto adquirió mil 430 piezas a un precio superior que el ofertado en la Adjudicación Directa Internacional realizada el 13 de julio de 2018, lo que ocasionó un sobre costo de 211 mil 294 pesos.

El órgano fiscalizador encontró que el IMSS no contaba con un censo nominal de pacientes que indicara la marca del medicamento que se les estaba aplicando, además de que la Cofepris emitió algunas directrices respecto al uso de medicamentos en los que recomendaba no mezclar la imiglucerasa (sustancia activa) de diferentes marcas, lo que provocó que no se pudiera desarrollar un proceso licitatorio que permitiera al instituto obtener el medicamento necesario al mejor costo.

La ASF seleccionó para su revisión 46 millones 599 mil 509 pesos en dos licitaciones públicas de los 77 millones 95 mil 207 pesos destinados a la compra consolidada de medicamentos.

Las compras consolidadas son una estrategia de contratación contemplada en la ley que permite integrar en un solo procedimiento de contratación los requerimientos de varias unidades administrativas para obtener el mejor precio.

En 2018 el IMSS realizó compras consolidadas de medicamentos para garantizar el abasto de sus unidades médicas de los distintos niveles de atención en las que participaron la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaria de Marina, la Secretaría de Salud, el ISSSTE, Petróleos Mexicanos entre otras.

El último paquete de auditorías realizadas a la gestión de Enrique Peña Nieto, entregadas hoy, incluye 872 informes, entre los que se encuentran 15 auditorías de carácter forense, es decir, en los que se presume la existencia de irregularidades que pueden derivar en responsabilidades administrativas o penales.

ES DE INTERÉS |

Universidades públicas siguen sangrando al erario

Compartir