Foto: Twitter @HernndezAlpzar

Compartir

Redacción ejecentral

La comunidad Otomí que reside en la Ciudad de México tomó las instalaciones del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas ubicadas en la colonia Xoco; los manifestantes demandan derecho a la vivienda, al trabajo, educación y servicios de salud. 

Los otomíes destacaron que hace tres años, luego del sismo de 2017, fueron desalojados de un predio que ocupaban en la colonia Roma y que no fueron reubicados por lo que señalan que se les vulneró su derecho a la vivienda. 

“La toma es por la dignidad de nuestros pueblos” y porque el Instituto “no representa a los pueblos ni comunidades de México”, anunciaron los manifestantes.

También recalcaron que el INPI “está al servicio de las trasnacionales y el capital financiero”, pues ha legitimado los megaproyectos del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.  

Exigen también una reunión con el titular del INPI, Adelfo Regino Montes, y con la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum. 

Marisela Mejía, representante en el Concejo Indígena de Gobierno, dijo: “No nos gusta este espacio, pero queremos luz, agua y condiciones dignas para vivir en nuestro propio espacio”, por lo que se quedarán ocupando el INPI. 

La toma del INPI se dio en el marco de la Jornada Nacional de Movilización en Defensa de la Madre Tierra, “como hace 528 años seguimos enfrentando el despojo, la discriminación, el racismo, el desprecio, el asesinato, el desplazamiento y el genocidio para nuestros pueblos originarios y comunidades indígenas”, indicaron. NR

ES DE INTERÉS |

El golpe del coronavirus a las comunidades indígenas

Artesanos indígenas reclaman apoyo económico por pandemia

Suman mil 249 personas indígenas muertas por Covid-19 en México

Pueblos indígenas de Oaxaca critican visita y acciones de AMLO

Compartir