Compartir

Olinka Valdez

La figura del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, como vocero y coordinador de la estrategia para hacer frente a la pandemia de Covid-19 sufrió hoy una erosión que complica la articulación entre el gobierno federal y los estados.

Nueve mandatarios (cuatro del PAN, dos del PRI, uno del PRD, uno de Movimiento Ciudadano y uno independiente) exigieron la renuncia del funcionario, al considerar que “ustedes prometieron esperanza y bienestar, y, sin embargo, más muerte y pobreza parece ser nuestro futuro. Los convocamos a rectificar porque México lo necesita, porque México no merece que ustedes le sigan fallando”. 

A su vez, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y el gobernador de Yucatán, Mauricio Vila, desconocieron el semáforo federal.

Por segunda semana consecutiva, la capital del país permanece en color naranja “con alerta” en el semáforo epidemiológico, un matiz no contemplado en la herramienta de riesgo publicada en el Diario Oficial de la Federación, el 14 de mayo. 

Originalmente, el instrumento consideró cuatro niveles de exposición frente a la pandemia: rojo, naranja, amarillo y verde, este último en el que no hay restricciones para la realización de actividades e incluye el retorno a clases en educación básica. 

La capital es la única entidad que ha apostado en dos ocasiones por una gradación distinta desde que concluyó la Jornada Nacional de Sana Distancia, el 30 de mayo, y que contempla la posibilidad de cambiar a rojo, el máximo nivel de alerta, si la ocupación hospitalaria llega a 5 mil 127 espacios en la zona metropolitana del Valle de México. 

La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, reconoció que hubo diferencias con las autoridades sanitarias del gobierno federal encabezadas por el subsecretario López-Gatell, para definir el semáforo epidemiológico.

Ayer, en una reunión con gobernadores, López-Gatell propuso que la Ciudad de México pasara del naranja al rojo, pero el gobierno capitalino optó mantener el color naranja “con alerta” por segunda ocasión. 

En este caso yo hablo por la Ciudad de México. Estamos en comunicación permanente. En este caso hubo una diferencia en la valoración: ellos hacen una sugerencia del semáforo en la Ciudad de México. Nosotros de manera muy responsable informamos a la Secretaría de Salud de lo que consideramos para la ciudad”, dijo durante la presentación del informe diario en el que confirmaron 73 mil 343 casos y 15 mil 163 decesos acumulados en la capital. 

Algo similar ocurrió en Yucatán, donde el gobernador Mauricio Vila, informó que seguirán en color naranja, a pesar de la propuesta federal de retroceder al rojo: “aunque nuestro semáforo estatal de salud marca color naranja para esta semana, el día lunes se analizarán los indicadores de los próximos días y no se descarta implementar medidas adicionales. Tampoco se descarta que el próximo lunes, el semáforo cambie a rojo”, escribió en su cuenta de Twitter. 

El mandatario panista aseguró que si la capacidad hospitalaria en el estado se ve rebasada, la administración estatal cerrará de inmediato los negocios no esenciales. 

En el encuentro virtual entre gobernadores y autoridades sanitarias hubo un desacuerdo a propósito de incluir un anexo en la presentación del semáforo que especificara el nivel de responsabilidad de cada uno de los niveles de gobierno por su actuación frente a la pandemia.  

En caso de que el gobierno de una entidad federativa deje de acatar el resultado de la evaluación semanal y omita instrumentar las medidas correspondientes al respectivo nivel de riesgo especificado por la autoridad sanitaria federal, y en consecuencia instruya a su población a tomar medidas relacionadas con un nivel de riesgo menor, previa investigación de la autoridad competente que así lo resuelva, se hace patente que el o los servidores públicos que tomen dicha determinación podrán ser responsables civil,administrativa y/o penalmente de dicha decisión”, dijo Maricela Lecuona González, abogada general de la Secretaría de Salud, en reunión virtual con los gobernadores.

 Los gobernadores de Aguascalientes, Coahuila Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, Tamaulipas y Michoacán demandaron la renuncia de Hugo López-Gatell por considerar que “optó por un uso político de la gestión de la epidemia, antes que privilegiar la vida, la salud, la unidad nacional”.

López-Gatell expresó su respeto a los gobernadores que solicitaron su renuncia por considerar que “optó por un uso político de la gestión de la epidemia, antes que privilegiar la vida, la salud, la unidad nacional”.

Nuestro respeto, podemos entender el sentimiento y las dificultades que enfrentan; podemos entender que a veces resulte más fácil tratar de identificar en el otro, en este caso un otro que es una persona, el desfogue de esas inquietudes, pero les seguimos expresando nuestro mutuo respeto en tanto que son los titulares del poder constitucional de las entidades federativas que gobiernan. Ojalá que podamos seguir colaborando como ha ocurrido hasta ahora”, dijo desde Puebla, a donde acudió para presentar un programa de reapertura junto al gobernador Miguel Barbosa. 

Compartir