Compartir

Redacción ejecentral

En la pasada elección presidencial de 2016, Donald Trump ganó 30 estados, junto con el segundo Distrito de Maine, y 306 votos del Colegio Electoral. Esta vez, a unos días de la elección, ha logrado afianzar –de acuerdo a las últimas tendencias—sólo 20 estados y 125 votos electorales. 

En contrario, su oponente, el exvicepresidente Joe Biden, quien prácticamente no ha hecho campaña, tiene en este momento 24 estados con 290 votos electorales a su favor, lo que para muchos analistas representa una tendencia irreversible.

›Los distintos escenarios discuten entre la posibilidad de que exista el llamado voto oculto que podría darle la victoria al republicano, o que su triunfo podría encontrarse en los millones de votos que faltan por emitirse el próximo martes.

En las elecciones del año 2000, Al Gore, pese a ganar el voto popular por casi 500 mil votos, perdió la elección contra George W. Bush, quien obtuvo la mayoría de los votos electorales y fue electo presidente.

Los estrategias electorales plantean, dada las características de las elecciones estadounidenses, que Trump necesitaría ganar Florida, Georgia, Carolina del Norte, Iowa, Ohio, Texas y el segundo Distrito de Maine, y para conseguir los 270 votos del Colegio Electoral debería sumar, al menos, dos de los siete estados que las encuestas pintan ya con el azul demócrata, pero que hace cuatro años ganó Trump, entre ellos, Arizona, Michigan, Pensilvania o Wisconsin.

50 por ciento corresponde la aprobación de Joe Biden en los tres estados denominados del “muro azul”: Wisconsin, Pennsylvania y Michigan, según Real Clear Politics. 

Biden, por estado, tiene una constante ventaja en los lugares clave, que va de dos a tres puntos sobre su oponente. 

Este recorrido histórico electoral (1980-2020) permite comparar el cambio en el ánimo de los votantes en cada estado, conforme cada elección presidencial. En este 2020 las proyecciones, que aún pueden cambiar, muestran ya la victoria del demócrata.

Pero este proceso no ha terminado. La singular votación que esta vez se emitió por correo y que al cierre de esta edición sumaba 73 millones de votos, aunque se esperaban 80 millones para la próxima semana, harán que por primera vez no se conozca el ganador de la elección el martes 3 de noviembre, pues hay estados que pueden contar las papeletas hasta 10 días después.

270 votos es la cifra mínima para ganar la Presidencia, de un total de 538 votos electorales que están en juego en los 50 estados.

Pero eso no es todo, la Suprema Corte de Justicia aún debe validar o no una serie de demandas del proceso, que podría modificar la contabilidad de la votación. 

Y por último, algo que podría marcar este proceso es que hay distintos avisos de posibles disturbios en diferentes regiones del país, para lo que se preparan ya las policías locales, y cierres de lugares emblemáticos como Beverly Hills. 

64.6 por ciento de probabilidades de ganar le han otorgado a Joe Biden los mercados de apuestas en Reino Unido, mientras que Trump tiene 35.4 por ciento. 

La singular votación que esta vez se emitió por correo y que al cierre de esta edición sumaba 73 millones de votos, aunque se esperaban 80 millones para la próxima semana.

La elección de 2012 fue marcada predominantemente por temas económicos de la nación, con Mike Romney, quien prometió que arreglaría la economía, mientras que la campaña de Barack Obama, quien hizo énfasis en la recuperación económica lograda en su administración.

PUEDES LEER:

La Portada | México, en la encrucijada

Bye, Bye, Trump

Compartir